Reflexiones de madrugada

Posted by Jane Black | Posted in | Posted on viernes, mayo 24, 2013

2

Hace relativamente poco aprendí una gran lección, y sólo espero que no se me olvide y no vuelva a caer. Por ello quiero dejarlo aquí plasmado, para cuando tenga dudas, lo pueda volver a releer...

Las cosas no siempre salen como uno planea, porque simplemente la vida no se puede programar. Siempre hay que dejar que fluya por sí solo, nunca hay que forzar las cosas. Eso siempre lo he tenido claro, pero... ¿Y si en el fondo de tu corazón crees que realmente debería ser como tu piensas o sientes? ¿Es tan malo seguir tus instintos e intentar forzar, aunque sea un poco, el destino? Aunque a veces el destino puede ser muy caprichoso...


Entonces es cuando las cosas no te salen como querías, y te arrepientes de haberlo hecho. Pero como me dijo una buena amiga, "no te arrepientas nunca de lo que haces, arrepiéntete de lo que no haces".
Y qué razón tenía, porque si no es por los momentos en los que podemos seguir lo que nos diga el corazón, ¿qué sentido tendría la vida?

Aún así, a veces comprendes el porqué es tan caprichoso el destino. Sobretodo cuando te das cuenta que sino jamás habrías advertido ciertas actitudes que convierten a la persona que realmente pensabas que era en otra totalmente distinta; ya que, fuese por un motivo u otro, estabas cegada y no veías su otra cara. Hasta que te hacen abrir los ojos de golpe... 

Como dicen,... A veces más vale una ostia a tiempo, que no sufrir durante años, ¿cierto? Se sufre igual, pero por lo menos no alargamos la agonía... Aunque a veces pienso que viviríamos más felices en la ignorancia.





IBSN: Internet Blog Serial Number 29-0788-10-02